elefante pixelado

arte contemporáneo - biografías inéditas - ensayos

Esa mujer del tenis


Fiona Walker es la modelo de una de las imágenes más famosas del siglo XX, sin embargo nunca cobró un centavo. Es que casi nadie la conocía, o sí, a decir verdad el mundo entero la conocía, pero de atrás: Fiona es la mujer de Tennis-girl, el póster de una joven, de espaldas, en una cancha de tenis, rascándose el trasero por debajo de un vestido blanco, sin ropa interior.

Sólo en Europa se vendieron cerca de 2 millones de copias, según cálculos actualizados; si es por las cifras hasta se puede decir que es la fotografía más vendida de la historia. Fiona cuenta que la ha visto en los lugares más exóticos y no sólo en formato de póster, también fue utilizada en tarjetas, tapas de cuadernos y postales. Todo comenzó en septiembre de 1976, Martin Elliot, su novio de aquel entonces, tenía que entregar un ensayo fotográfico para la cátedra de publicidad de la Universidad de Birmingham, el tema a analizar eran las fotos comerciales, por ejemplo las de calendario. Entonces tuvo la idea que Fiona (en ese momento de apellido Butler) posara en la cancha de tenis del complejo universitario. Las pelotitas que se ven desparramadas son las que usaba para jugar con su perro –de hecho, si uno presta atención están completamente gastadas–, el vestido se lo pidió prestado a una amiga y la raqueta a un amigo del padre.

Fiona en 1980
Elliot hizo distintas tomas esa tarde, usó un trípode simple y una cámara réflex. Sólo se conserva el negativo de la toma definitiva. Entregó el trabajo y, como estaba conforme con el resultado, se lo ofreció a la cadena Athena, líder en el comercio de pósters en Inglaterra. Los directivos mostraron interés y compraron el original. Elliot vendió los derechos para comercializar la imagen pero astutamente conservó los derechos de autoría, lo cual le significó ganancias en concepto de regalías por más de 250.000 libras esterlinas.

Cuando salió a la venta fue un suceso absoluto. En menos de dos años se convirtió en un clásico que adornaba las paredes de todas las habitaciones de adolescentes. Se elucubraron mil versiones sobre quién era la modelo, nadie se imaginaba que simplemente era una mujer posando, la versión más popular aseguraba que era una tenista profesional que había sido sorprendida en el momento justo en que se rascaba una nalga, y el ángulo de la fotografía dejaba al descubierto que no utilizaba ropa interior.
Martin Elliot


Fiona nunca jugó al tenis, ni nunca le interesó aprender. Sólo participó en la foto para hacerle un favor a su exnovio. Lo que sucedió después estaba afuera de cualquier pronóstico. No le molestó que Elliot ganara su parte, nunca se le ocurrió reclamar ganancias, ni las necesitaba: al poco tiempo se casó con un multimillonario, su actual marido, con quien tiene tres hijos. Fiona se mantuvo en el anonimato 35 años, sólo sus familiares directos conocían la anécdota. Decidió darse a conocer públicamente en mayo de 2011, para la inauguración de la muestra Arte en la cancha de Tenis, que se realizó el Barber Institute of Fine Arts de Birmingham.

Martin Elliot falleció el 24 de marzo de 2010, a los 63 años, después de casi una década de lucha contra el cáncer. Su mujer Noelle Elliot aún recibe las regalías que genera la venta del póster en todo el mundo. Incluso todavía resta pagarle ganancias de los primeros años.

Un póster Tennis-girl, original Athena, de 1976 se cotiza hoy unas 300 libras esterlinas.

0 comentarios: